Maternidad

5 cosas que aprendí de Marie Kondo

Desde que estrenó en Netflix su serie “¡A Ordenar!” Marie Kondo es trending topic en todas partes y no me extraña. Puedes quererla u odiarla pero la Kondo, como la llama alguna de mis amigas, no pasa inadvertida, su manera drástica de ordenar basada en la eliminación, marca.

En mi caso, leí su libro La Magia del orden hace un par de años y fue como un gran golpe de realidad. De repente, me di cuenta de muchas cosas que estaba haciendo muy mal y que eran muy fáciles de cambiar.

 

Para los que no la conozcáis, no creo que haya muchos, Marie Kondo es una joven japonesa de 34 años que ha dedicado gran parte de su vida a buscar la mejor manera de ordenar las cosas. A raíz de ahí, ha desarrollado todo un método propio que cuenta en su libro y, que pone a disposición de sus clientes ya que es consultora de organización.

La propuesta que hace es muy completa y en ella, puede haber cosas que te encajen mejor que otras. En mi caso, voy a contaros 5 cosas que aprendí de Marie Kondo y que me han ayudado mucho.

 

1. A organizar la ropa

Esta organizadora japonesa propone colocar toda la ropa aplicando el doblado vertical. Esto hace que todo quede colocado de tal manera que puedas verlo con un golpe de vista, principalmente cuando las cosas están guardadas en cajones. 

Al verlo todo, lo primero que conseguirás es ponerte toda la ropa que tienes y no sólo la que te pones más a menudo. Pero además, también te será mucho más fácil cogerla porque no tendrás que levantar una montaña para sacar una camiseta.

2. A desprenderme de cosas

No es que tuviera un síndrome de diógenes, pero la verdad es que soy una persona que se aferra mucho a las cosas y a los recuerdos, muy sentimental. Según iba leyendo su libro me iba dando cuenta que deshacerte de una cosa, no quiere decir que estés tirando un recuerdo. Sin embargo, el sitio que está ocupando en tu casa, si puede estar generándote agobio o malestar. 

Su teoría es que te quedes solamente con las cosas que te hagan feliz. Si nos fijamos en la ropa por ejemplo, no se refiere a que te quedes todo lo que te sirve, si no, simplemente lo que te hace feliz. Desde que empecé a poner este método en práctica os diré que he donado bolsas y bolsas de ropa, tenía prendas guardadas ¡desde que tenía 16 años!

También me ayudó a deshacerme de los “por si acaso”. Y es que, tenía muchas cosas guardadas por si acaso iba a la nieve, por si acaso iba de acampada, por si iba a Siberia… y cuando llegaba el momento de hacer esas cosas, jamás usaba lo que tenía guardado bien porque ni me acordaba o bien, porque no lo encontraba. Piénsalo, ¿realmente merece la pena tener algo ocupando sitio que no sabes ni si lo va a usar alguna vez?

toallas orden

3. A hacer las cosas a fondo y del tirón

Esto es algo muy importante y que hace que los resultados se noten más. Antes, podía ponerme a ordenar el cajón de la ropa y otro día el armario. Ahora he aprendido que lo mejor es hacerlo todo a la vez y empezando desde cero, es decir, sacar toda la ropa que tenemos y reorganizarla. Lo mismo con los utensilios de cocina, el garaje, los libros…

4. Ordena por categorías no por zonas

Esto va un poco unido al punto anterior. Es importante que cojamos todo lo que tenemos de una categoría para hacernos a la idea de la cantidad de cosas que nos sobran y a raíz de ahí, seleccionar lo que nos vamos a quedar y lo que no. Lo ideal también, es guardar las cosas por categorías en lugar de desperdigadas por toda la casa.

A la hora de guardar ella utiliza mucho las cajas para separar por distintas secciones o tamaños, la verdad es que vienen muy bien y también les doy bastante uso. Otra cosa que puede ser muy útil son las bolsas de congelación. Son perfectas para guardar cosas pequeñas y al ser trasparentes verás perfectamente lo que hay dentro.

5. Menos es más

Lo principal a la hora de poner en orden una casa es eliminar. Cuantas menos cosas tengas, mejor podrás gestionarlas y más fácil será ordenarlas, colocarlas y por lo tanto, utilizarlas. Es muy importante deshacerte de cosas pero también, no caer de nuevo en el consumismo. 

En resumen, si algo me quedó claro después de conocer el método Konmarie es que, tener tu casa en orden va intrínsecamente relacionado con estar más tranquilo y relajado en tu hogar. Por ello, proponerte darle una vuelta a tu hogar, aunque te llevará mucho tiempo y esfuerzo, es algo que merece totalmente la pena.

¿Has visto la serie o leído el libro?, ¿con qué te has quedado tú?

 

Me encantaría conocer tu opinión, ¿la compartes?