Maternidad

Mi propósito para 2015: No más gritos en casa

Llevo casi un año desaparecida y es que la llegada de “el pequeño” a casa y la mayor demanda de Pitufo me tiene totalmente absorbida, como uno de mis propósitos de este año es dedicarle más tiempo al Blog espero que me volváis a leer de forma más asidua.

A muchos os extrañará leer a estas alturas un posts sobre propósitos, estos ya inundaron las redes la primera semana del año y ahora está totalmente fuera de lugar. Pero desde que hace 9 años conseguí dejar de fumar proponiéndomelo un 15 de enero, tras intentarlo durante años el día 1,  suelo comenzar a tomarme en serio mis “buenas intenciones” desde esta fecha. Así que, señores y señoras, desde hoy en mi casa se acabó el gritar (o al menos quiero intentarlo).

Fotografía de  Helechos Hélène
Fotografía de Helechos Hélène

Este año, quizá me haya propuesto una de las cosas más complicadas e importantes hasta ahora, quiero sumarme al desafío del “rinoceronte naranja”. A estas alturas, la mayoría sabréis a lo que me refiero, pero para los que no el rinoceronte naranja es una página web creada por una madre estadounidense con cuatro hijos y que un día se dio cuenta de los gritos que había en casa y decidió retarse a si misma a estar 365 días sin gritarles. (Os dejo el enlace de la web para que os informéis sobre el tema si os interesa)

Llevo tiempo pensando que algo tengo que cambiar, que tengo que tener más paciencia y queriendo comenzar este desafío. Ahora me parece el momento apropiado. Eso sí, no soy de grandes plazos. Deje de fumar pensando “A ver si aguanto un día sin fumar…genial! Ahora a ver si aguanto dos… una semana… un mes… “ y ya llevo 9 años! Así que esto voy a planteármelo de una manera similar. Mi desafío es “estar 15 días sin gritos en casa” (ufff y 15 ya me parecen muchos…)

RECURSOS PARA NO GRITAR

Perfecto, dicho queda precioso pero ¿cómo puedo hacer eso?. Los que me conocéis estoy segura de que no apostáis un duro por mi, primero porque soy de grito fácil y segundo, porque Pitufo no es de los que pone las cosas sencillas… Por eso, he  buscado algunos recursos que me puedan ayudar a conseguirlo.

  1. Diario de gritos: me ha encantado la idea de hacer un diario de gritos, un lugar en el que apuntar cuando grito, a quien, por qué… y de esta manera empezar a conocerme un poco mejor y poder adelantarme cuando vea que puede escapárseme algún grito.

    Diario de gritos
  2. Gritar por las esquinas: este es uno de los consejos que propone la creadora del Desafío naranja. Cuenta que ella al principio iba gritando por todas partes pero no a sus hijos ni a nadie en concreto, sino en un jarrón, en los armarios, en una bolsa… En fin, ya me veo sacando la cabeza por la ventanilla del coche y gritando cual posesa.
  3. Sumarme al grupo de Facebook de “El desafío del rinoceronte naranja” donde más padres están intentando conseguir lo mismo que yo y unos a otros podremos apoyarnos. Ya he solicitado.

Creo que tendré que ir buscando más recursos, tanto para no gritar, como para conseguir que Pitufo sea más obediente y me ponga el reto un poco más fácil, ya os iré contando si lo consigo y si noto algún cambio.

 

Fotografía:  Helechos Hélène

2 Comentarios

Me encantaría conocer tu opinión, ¿la compartes?